Mama-Chicó-5

Mamá Chicó, cocina italo-argentina con raíces gallegas

La mejor tradición de Galicia, Italia y Argentina se unen en un proyecto que da brío a una de las calles más emblemáticas de la gastronomía madrileña

Un día tenemos que hablar de lo que se está gestando desde hace tiempo en la Calle Recoletos de Madrid. Unos escasos 250 metros, en los que se desarrolla una de las ofertas gastronómicas más heterogéneas de la ciudad. Y es que en ella encontramos una variedad enorme de locales, que van desde los clásicos espacios de carnes y pescados, pasando por restaurantes tailandeses, japoneses e incluso algún bistró francés. Pero además el que nos ocupa hoy, Mamá Chicó, un restaurante nacido de la unión de tres culturas culinarias tan diferentes como las de Galicia, Italia y Argentina.
Y como toda historia, esta tiene su comienzo en una pequeña panadería y fabrica de pastas en Argentina. Lugar donde sus protagonistas desarrollaron a lo largo de 30 años su amor por la harina. Un proyecto que comienza con el cabeza de familia, Héctor Presumido, y que su hijo Martín continua hasta llegar a ser, lo que es hoy en día. Un grupo de restauración de cocina tradicional italo-argentina con raices gallegas que ya cuenta con 5 restaurantes repartidos entre Vigo, A Coruña y Madrid.
Mamá Chicó
Mamá Chicó, cocina italo-argentina con raíces gallegas.
Así que, como no podía ser de otra manera, aquí la harina es la protagonista absoluta, aunque no la única. Pizzas, pastas y empanadas, comparten protagonismo con productos nacionales como el Pulpo o las Zamburiñas. Todo ello en perfecta armonía. El resultado son platos sencillos pero muy ricos en los que el producto destaca por encima de cualquier otra cosa. Las masas y pastas artesanas llegan de su obrador gallego, el producto directamente del mercado y para disfrute de sus clientes, los postres son caseros y se realizan en el Bakery del restaurante.
Como resultado, Mama Chicó nos ofrece una carta variada con platos inspirados en productos de temporada. Entre los entrantes imprescindibles, encontramos una maravillosas Croquetas de carrillera con pistacho sobre tierra de oreo y crema de calabaza; la tabla de empanadas argentinas criollas; unas deliciosas Zamburiñas gallegas a la plancha con soufflé de patata, crujiente de patata y huevos rotos; o el pulpo de las Rías Baixas a la plancha con puré de patata trufado y salsa pesto.
Mamá Chicó
Mamá Chicó, cocina italo-argentina con raíces gallegas.

Pero si hay algo que les define, sin ninguna duda son sus pastas y sus pizzas. Aquí las hay de jamón ibérico con huevos rotos y aceite de trufa; de boletus y trufa con ricotta; de setas de temporada con foie, cebolla caramelizada, rúcula y coulis de frambuesa; y de salmón ahumado con puré de aceitunas negras. Entre las pastas frescas, destacaríamos sus Papardelle con Ragú de jabalí y parmesano; o o los Ravioli de Boletus y salsa de Wasabi, almejas y queso parmesano. Entre las sugerencias del chef encontramos algunos platos que definen perfectamente la filosofía del local. Por ejemplo su Lasaña de Rabo de Toro con bechamel trufada y queso parmesano.

En el apartado de los postres, no podemos dejar de probar alguna de sus tartas caseras elaboradas en el obrador que tienen en el restaurante. Ana Cruelles es la creadora de los maravillosos postres que salen de este lugar. De sus manos salen milhojas de dulce de leche, Profiteroles de crema de plátano o pasteles de limón. Un escándalo de postres que completa a las mil maravillas el paso por este lugar.

En definitiva, una opción muy recomendable para aquellos que quieran disfrutar de un espacio bonito y elegante en el que se desarrolla una cocina sin pretensiones, pero con mucho fundamento.

Mamá Chicó
Mamá Chicó, cocina italo-argentina con raíces gallegas.
Mama Chicó

Calle de Recoletos, 10, 28001 Madrid

http://www.mamachico.com/

http://instagram.com/mama_chico

¿Te gusto este plan? COMPÁRTELO